feria del vino de quiroga

“Quiroga é un viño”. Por Xoán Rolo

Posted on Posted in Feira Viño Quiroga

(Transcrición exacta do artigo en castelán) Definitoria alusión al valle quirogués hecha por el poeta cantor del Caurel, Uxío Novoneyra. Es corriente oir el nombre de Quiroga asociado con su producción más característica: el vino.

Asentado en la región más meridional de la provincia lucense, se halla uno de los más bellos y pintorescos rincones de la ubérrima Galicia: el valle de Quiroga.

Su principal riqueza la constituye la producción de vino, cuyos caldos forman junto con los de Albariño, Valdeorras, Chantada, Condado y Ribeiro, un sexteto que, con su marcada prosodia galaica, producen esa sinfonía simpar de los vinos gallegos.

 

PRODUCCIÓN VINÍCOLA

La zona vinícola quiroguesa tiene una extensión de 693 Has., de las que 151 corresponden a Ribas de Sil.

En el valle está el 80 por 100 del viñedo de la comarca, es decir, 554 Has. o lo que es lo mismo, 11.682 ferrados y 140.000 cepas (120 por ferrado).

feira do viño de quirogaLa producción media por cepa es del orden de 4 Kg. de uva que equivalen a 560.736 Kgs. El rendimiento de vino se cifra en el 60%, es decir, 336.440 litros.

El aguardiente, inmejorable (la fama la llevan otros), supone unos 9.000 litros.

A las cotizaciones actuales (40 pesetas litro de vino y 150 el aguardiente) nos redondean la cifra de 15.000.000 de pesetas ambos productos.

La fama de los vinos quirogueses se remonta a épocas pretéritas, tanto que ya en nuestro Siglo de Oro se ensalzaba al de San Martín (San Martín es el verdadero nombre de la villa, capitalidad del municipio), como digno rival del de Ribadavia.

En pleno monte y tiritando de frío, el Guijarro de “Las travesuras de Pantoja”, de Moreto, al verse calificado de borracho por su amo, exclama:

“Si lo fuera, el frío no sintiera… ¡Oh San Martín! ¡Oh Ribadavia! ¿Dónde estáis?…”. (Acto II, escena IX).

En parecida situación, el Chinchilla de “Quien calla, otorga”, de Tirso de Molina, prorrumpe en las siguientes exclamaciones, haciendo un juego de palabras de las entonces en boga:

“¡Oh botas de San Martín!
¡Oh espuelas de Ribadavia!
¡Quién para pasar el puerto,
de tanta nieve se calzara!
Que a falta de tal almilla
tiritando llevo el alma.
(Acto I, escena XI)”.

Finalmente recordemos en la vida y hechos de Estabanillo González (capítulo II), se lee:

“Si este divino Santo abra San Lorenzo volviera aquel agua del puerto de San Fanfino en vino de San Martín, te aseguro que de seguir en galeras, y que dejando el mundo, me retiraría a este Sagrado a hacer penitencia de mis pecados, en el húmedo yermo de su bodega o cantinas”.

 

REFRANES Y DICHOS DEL VINO DE QUIROGA

“Os arrieiros do viño,
teñen todos boa arela,
dis que van pra Quiroga,
e mércano en Paradela, (1)

Qué bo, qué ruín,
que pase o pao do navín (2)”.

(1) Paradela, lugar situado a la entrada del término quirogués, luego de pasar el río Lor y viniendo de poniente, es el epicentro del valle del Lor.
Prodúcese allí buen vino, alguno (blanco) como el que elabora Pepe de Carballo, cuya exquisitez desborda el mejor elogio; pero en general no alcanza las altas cotas de calidad del que se obtiene el (2) “Po d’o Navín”;, en la parroquia de Nocedo, antigua “puerta” de acceso al valle, donde se cobraba el portazgo para ir a San Martín (o a San Martiño).

Hoy, martes, fiesta de San Martín, habrá sobrada ocasión para catar los vinos quirogueses. Y cualquiera, usted mismo, puede ser improvisado juez para calificarlo.

“Mirallo, olello e catallo”;. Vista de ojos, quita dudas… y paladar de boca.

 

11 de Noviembre de 1980

Xoán Rolo

Deixa unha resposta

O teu enderezo electrónico non se publicará Os campos obrigatorios están marcados con *